El perro del hortelano

Diana, Condesa de Belflor y sus criados Teodoro y Marcela forman un extraño triángulo amoroso que trastoca la normalidad del palacio napolitano en el que habitan. Ellos mismos y los demás personajes serán víctimas de sus deseos más profundos, de las invenciones más absurdas y de los desvaríos de la Condesa que, como el perro de hortelano, “ni come en el huerto ni deja comer”. Lear Producciones toma prestados estos personajes extremos, superficiales, cambiantes, interesados… -casi como títeres de cachiporra o personajes de la Comedia dell´arte italiana- para hablar de los instintos y las pasiones que mueven los hilos de nuestras vidas.